Excursiones

Una gran cantidad de rutas diferentes y encantadoras lo llevarán a través la naturaleza salvaje de Cerdeña desde la cima de las montañas hasta la costa y viceversa. Definitivamente, usted debe conocer el “Azul Profundo”, una ruta de 40 kilómetros a lo largo de la costa con vistas impresionantes al mar y acantilados de 20 metros de altura.

 

La garganta de Gorropu (Urzulei)

La garganta de Gorropu ofrece una de las vistas más impresionantes y encantadoras de la isla. El cañón de Codula Orbisi y la garganta de Gorropu, las montañas del Supramonte de Orgosolo, la Nuraghe Mereu y el Presenthu Tolu forman un anfiteatro real y natural dividido por las aguas del río Flumineddu. Una vez se llega al valle, se puede admirar la belleza, los famosos lagos pequeños y las paredes irregulares de piedra de la garganta, las cuales se formaron por el continuo y rápido paso del agua. Cuevas, cascadas producidas por ríos desbordados, lagos pequeños y rocas gigantes crean un paisaje surrealista. En el último de todos los lagos pequeños frente a la saliente y dentro del anfiteatro, usted podrá dejar que sus ojos se paseen por un escenario cubierto de bosques mediterraneos, flores y plantas endémicas, donde podrá ver águilas y muflones moviéndose alrededor de la naturaleza salvaje. Si está interesado en explorar el área por su cuenta, como por ejemplo descubrir los tejones que viven en la garganta, es obligatorio que lo haga en un vehículo todo terreno.

 

Las cuevas de Su Maruri (Ulassai)

Las cuevas de Su Maruri en Ulassai son una caverna subterránea de piedra caliza de 900 metros de largo y 890 metros bajo el nivel del mar. El acceso es a través de una entrada gigante e imponente que se encuentra a 34 metros de profundidad y tiene un tramo de escaleras de 199 escalones a disposición. Esas escaleras conducen a un área de techos bajos que forman el inicio del camino. La aparición majestuosa de la cueva es impresionante y aterradora al mismo tiempo. En gran parte del camino no hay luz natural, el resto está iluminado. La cueva se caracteriza por innumerables tanques que suelen estar llenos de agua, estalagmitas gigantes y estalactitas, formaciones interesantes y piedras cactáceas, así como salones naturales que a menudo tienen techos sorprendentemente altos. Esas condiciones favorecen el crecimiento de escarabajos y colonias de murciélagos. En esta región, la naturaleza es rica en nacimientos, cascadas, mesetas y bosques mediterraneos.

 

Scala San Giorgio (Osini)

Oculto entre las montañas y rodeando a Osini, se encuentra la escalera de San Giorgio, una formación de cortes grandes en la piedra caliza por la que pasaban los habitantes antiguos de la aldea para llegar al otro lado de la montaña. Se llama así en honor a San Giorgio, quien según la leyenda, perforó la montaña para poder pasar a través de ella. Una gran escalera hecha de roca rodea un profundo corte de unos 100 metros y va hacia arriba, donde se puede ver todo el valle de Pardu. La presencia de manantiales kársticos, bosques, orquídeas, nuragas, cuevas y olivos hacen que este lugar sea especial.